Creación de una fundación. Todo lo que debes saber

La responsabilidad social se ha convertido en un objetivo claro para muchas personas, sin importar si son pequeñas, medianas o grandes empresas o si son personas que desean hacer algo para cambiar la sociedad de forma beneficiosa. Muchos lo consideran moda, pero se podría decir que es una moda perdurable, ya que tiene varias décadas en la boca de las personas, como por ejemplo la Fundación Rosa Oriol de Tous. La mala noticia es que en muchas partes todavía no se ha entendido el verdadero papel de la responsabilidad social empresarial, siendo un extremo que se confunde en muchos casos con obligaciones legales. Pero hay un grupo que lo considera un caso de generosidad y solidaridad humanitaria, es por esto que no tiene una definición general, ni tampoco algo que nos explique cómo se puede aplicar en diferentes casos.

Son más las compañías que deciden incursionar en la responsabilidad social empresarial, creando programas de responsabilidad social o fundaciones bien sea por convicción o conveniencia. Aunque la razón de la creación no tiene tanta importancia, lo importante en estas fundaciones es la misión y objetivos que tendrá la misma, teniendo un efecto positivo en la sociedad.

Existen muchas posibilidades, desde iniciar un programa orientado hacia los empleados de una empresa, hacia las comunidades en un área de influencia, apoyar programas existentes o tratar de crear nuevos programas para asistencia social. También se pueden destinar algunos de los recursos para terceros que estén desarrollando actividades sociales que se identifiquen con las premisas de la compañía.

Las empresas más sofisticadas por lo general deciden desarrollar un programa de planeación estratégica de responsabilidad social, que busca identificar los programas más convenientes e interesantes, al mismo tiempo que se definen estrategias y tácticas para alcanzar todos los objetivos. Estos programas tienen la virtud de focalizar esfuerzos, decidir procesos, definir metas y lograr hacer las cosas bien. Un programa de reflexión suele tener grandes implicaciones en las organizaciones que deciden realizarlo, tal y como sugieren algunas definiciones modernas de responsabilidad social empresarial. No sólo en términos de proveer un servicio o producto, sino del papel funcional que tiene la misma y su contribución para una sociedad mejor.

Muy pocas empresas son las que entienden el papel que tienen en la sociedad y que las empresas son los principales actores para la búsqueda del desarrollo sostenible o la destrucción del mismo. Para entender dicho rol, se debe realizar el proceso de planeación, con el que se busca entender cuáles son las cosas que se desean eliminar o corregir, cuales son las que se deben mejorar y qué se quiere hacer como empresa en determinada fundación. Al concretar todos los aspectos antes mencionados, se puede definir que hacer concretamente, el cuando hacerlo y el cómo.

Así como el plan estratégico de negocios, se debe ir en el plan de responsabilidad social de lo general a lo particular, logrando algunas metas en el camino. Para que las empresas entren en un proceso de esta naturaleza deben tener claro su papel en el mundo, en la sociedad y sus deberes y derechos, así como el qué esperar de la sociedad y viceversa.

Deja un comentario